La fotodepilación es una técnica que se realiza con aplicaciones de luz intensa sobre la piel, también conocida como IPL.

La fotodepilación, cada vez más demandada, es un sistema similar al del rayo láser para acabar con el vello. Garantiza unos resultados de tan larga duración, que pueden considerarse casi definitivos.

Este tratamiento de depilación permite trabajar con mayor cantidad de personas. Su “poli cromaticidad” le otorga la capacidad de incluir diferentes variedades de fototipos (colores) de pelo.

El láser tiene limitada esta función ya que afecta solo un fototipo de pelo. La fotodepilación abarca más superficie de contacto en la piel que el láser, por lo tanto, consigue efectuar menos disparos por sesión.

El número total de sesiones es variable, con una media de 6 a 12. existiendo casos en que con menos sesiones se obtendrán los resultados deseados, y en otros, harán falta algunas sesiones más.

La periodicidad de las sesiones será de una al mes en las primeras sesiones, pasando a distanciarlas conforme los resultados que se están obteniendo. El cumplimiento de esta periodicidad es indispensable para la obtención de los resultados deseados.

A continuación podrás ver algunos consejos y recomendaciones sobre este tratamiento de depilación:

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) destaca la importancia de tener en cuenta algunos consejos y advertencias antes de someterse a la fotodepilación. Método que elimina progresivamente el vello y en el que los especialistas coinciden, es el sistema más eficaz de depilación definitiva.

-El pelo grueso y oscuro en una piel blanca, son características que favorecen unos mejores resultados.

-Las zonas más apropiadas son las ingles, axilas y piernas.

-Las zonas más complejas en el tratamiento son la zona lumbar, área superior de los brazos y las manos.

-Durante el embarazo y la lactancia, no es recomendable.

-No se recomienda seguir el tratamiento en personas que padezcan determinadas enfermedades como epilepsia, herpes simple, infecciones o diabetes. Así como si se siguen tratamientos con medicamentos que produzcan fotosensibilidad.

Recuerda que es absolutamente necesario ponerse en manos de profesionales cualificados. Los cuales habrán de practicar un estudio previo antes de comenzar el tratamiento. Cualquier duda al respecto deberá consultarse con el dermatólogo.

Desde Ramiro Gill Salones le recordamos que puede solicitar su cita online en este enlace!